dimecres, 4 de setembre de 2013

EL DESTINO DE UN SOÑADOR QUE NACIÓ PARA SER LIBRE

Decimoctavo capítulo- NO CONOZCO LA MENTE DE LA ASESINA

Cierro los ojos. Vuelvo a abrirlos. Mierda… siguen ahí. Pues no, parece que no han sido obra de mi imaginación. Están ahí de verdad. Sus aspectos son tan… extraños… Hay algo en ellos que no es normal, algo que los hace parecer inhumanos; es decir, distintos al resto de soñados. Son “el tribunal”, estoy seguro, pues está compuesto por los personajes que me dijo Alek.
Alek y yo nos quedamos en la puerta. El cazador da un paso adelante, y se queda justo en frente de mí, de tal manera que me bloquea la visión. No sé si eso es bueno o malo. Al menos, por ahora, agradezco no tener que ver los rostros de esos seres.
-          Os traigo a los chicos que he encontrado en el bosque. Buscaban algo, de eso estoy seguro, pues han huido cuando me han visto. No son soñados, lo noto. Pero el chico…-Se gira un momento y me mira con los ojos entrecerrados, como si quisiera leerme pero no entendiera las palabras que me describen.- El chico es extraño. Tiene una vibración como la de las… esencias. Pero eso lo decidiréis ustedes. ¿Queréis que me quede para la prueba de la pureza o me retiro y después…?
-          Mejor vete, que ese bellezón está reservado para mí- dice el que imagino que será el que representa a la adolescencia, pues no puede ser de otro esa voz y ningún otro del tribunal haría un comentario así.
Mis músculos se tensan y tengo que apretar los puños para no gritarle al estúpido ese. Tengo unas ganas de pegarle un puñetazo para que se calle ya de una puta vez…
-          Porque madre mía- sigue-, menudas…
Recojo aire para gritarle un par de cosas al guarro ese. Que no se atreva a decirle ni una sola palabra a Alek…
-          Cállate de una vez Dani. Y Noah, no te vayas. Puede que necesitemos un poco de ayuda- dice una voz grave proveniente de la muerte. Ahora que el cazador se ha movido puedo ver al tribunal de nuevo. Mejor, porque ahora sí que quiero ver todo lo que pasa aquí.
Así que se llama Noah… Es un nombre perfecto para alguien que no sabes si puede ser hombre o mujer.
-          Noah, por favor…- dice la princesa con una dulce voz y una brillante sonrisa.
El cazador, bueno, Noah, la mira y de seguida sabe a qué se refiere.
-          Sí, por supuesto.- Nos mira a nosotros por un momento, pero cuando habla lo hace mirando al tribunal y paseándose por la sala, pero sin alejarse mucho de nosotros- Este es el tribunal de Althaea. Ellos se encargan de que todo este gran mundo onírico vaya por buen camino y no se desmorone. Desde que aparecieron las esencias Althaea ha crecido mucho y no podíamos confiarnos que de que todo fuera bien sin hacer nada. Así que gracias a unos amables soñados con grandes ideas, Althaea ahora es un lugar seguro y ordenado. Ellos representan las cuatro etapas de la vida de un ser humano. La infancia, representada por una bella y joven princesa, que a la vez muestra los sueños, ilusiones e imaginación de todo niño. La adolescencia, representada por un adolescente rebelde, que muestra esas ganas de luchar que todo joven guarda en su interior.-Y veo de reojo como “Dani” posa con sus músculos y mira a Alek.- Aunque los humanos lo nieguen, esa etapa es la más larga de todas. Así que directamente se pasa a la etapa de los 40-50, cuando la vida se convierte en una monotonía estresante y ya no puedes vivir en paz. Muestra la desilusión y las pocas ganas de vivir. Y, por último, pero que a la vez puedes embargar cualquier etapa; es decir, que no tiene una edad fija: la muerte. Ella es la autoridad de las autoridades, pues es la más sabia, la más justa y la más poderosa. Muestra, a balanza equilibrada, tanto los miedos de un pobre viejo como el susto de ese último latido de un niño.
Hace una pequeña reverencia y da un paso atrás. Ahora el que empieza a hablar es el borracho, aunque no parece muy centrado…
-          Bueno… hip, pues… bueno… Ahora creo que… hip- Le da un trago a la botella.-, que os tengo… que explicar…
-          Tío, no estás en condiciones de explicar nada- le recrimina Dani dándole un golpe en el hombro.
-          Dani tiene razón, Carl. Lo explicaré yo. Bien, pues, viajeros, no sé si sabréis que para poder entrar aquí y quedarte se tiene que pasar una prueba llamada “prueba de la pureza”. Es una prueba sencilla donde se analizaran vuestros recuerdos para saber si habéis cometido algún delito y si vuestro corazón está limpio. Será algo rápido. Y sólo así sabremos si vuestras intenciones aquí son buenas o malas…- Y se calla por un instante, aunque no tarda en retomar la conversación.- Dani, Marta, primero al chico…
La princesa y el adolescente se acercan a nosotros, con la mirada puesta en mí. Pero se detienen cuando Noah habla.
-          Mejor primero la chica. Creo que es la más… impura y peligrosa.
La muerte (se me hace raro decir eso) se lo piensa un poco, bajo las miradas de Dani y Marta, pero de seguida se decide.
-          De acuerdo. La chica primero.
Dani y Marta caminan un poco más, y se detienen en medio de todo, entre el resto del tribunal y nosotros. Noah saca unas llaves de su bolsillo y le quita las esposas a Alek. Se pone una en su muñeca de manera que estamos unidos por mi mano derecha y su izquierda. Se me hace raro notar el roce de su mano. Y lo primero que pienso es cómo de grandes tienen que ser sus bolsillos para que cojan tantas cosas. Es estúpido, pero la curiosidad me mata.
Alek se va acercando poco a poco, no muy decidida. Cuando llega allí, se gira y me mira. Sé que sus pensamientos no están aquí, sé que no se preocupa por esta prueba, sino por alguna otra cosa de su interior. Sé que esa lágrima que sale de su mejilla no es por el miedo a la muerte. “Lo siento”, dice sin hablar, tan sólo moviendo los labios.
Dani se le acerca por atrás y se acerca mucho a ella. Le coge por la cintura y le huele el pelo. Pero Alek no hace nada, sólo me mira y se va muriendo poco a poco en su mente. Pero no debería preocuparse tanto, ella no ha hecho nada malo. Saldrá de la prueba con facilidad. Supongo que se preocupa por mí… Y eso hace que me sienta un poco culpable…
-          Bueno, habrá que cachearla, ¿no?- dice Dani y empieza a pasar sus asquerosas manos de forma exagerada por todo el cuerpo de Alek.
No aparto la vista. Aprieto los labios. Pero eso no me basta. Y ya da igual. Voy a vivir toda mi vida encerrado, así que un acto estúpido de valentía no me hará más daño.
-          ¡Eh, tu, ni se te ocurra tocarla!- grito, sin dudarlo y con seguridad en la voz.
Pero Dani no se lo toma bien. Se acerca a mi enfadado. Pero yo sólo veo la sonrisa de Alek por encima de su hombro. Sí, aunque muriera ahora mismo, ha valido la pena.
-          Yo hago lo que me da la gana, ¿te enteras?- me dice Dani, con la cara muy cerca de la mía, y apretándome el hombro con fuerza.
Y se gira y vuelve a caminar hacia su puesto. Pero cuando llega, Marta ya ha puesto la mano en la frente y el corazón de Alek, así que Dani ya no la puede tocar. Marta y Alek tienen los ojos cerrados, supongo que sumergidas en los recuerdos de ella. Lo que daría yo por ver sus recuerdos… Tuvo que ser tan feliz de niña…
Vuelven a abrir los ojos de golpe las dos. Marta la mira, asustada,  pero el susto de Alek es aún mayor.

-          He visto un delito. De asesinato.

2 comentaris:

  1. ¿cual era esa sorpresa que estaba en tu blog? jaja

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno, en realidad no era en este jajaja Era en el que tengo en catalan (unsomnidelletres.blogspot.com) y era una sorpresa un poco tonta en realidad jajaja Sólo era que iba a traducir la historia de NUNCA SEREMOS PERFECTOS (del blog unsuenodeletras.blogspot.com) al catalan para los que prefieren leer en catalan. Un beso!:)

      Elimina