dissabte, 20 de juliol de 2013

EL DESTINO DE UN SOÑADOR QUE NACIÓ PARA SER LIBRE

Noveno capítulo- COSAS JAMÁS HECHAS Y LUGARES TAN SÓLO EXPLICADOS

La verdad es que me hubiese gustado quedarme un rato más así. En perfecta armonía con todo. En paz conmigo mismo. Con la certeza de que estoy a salvo a su lado. Pero no es posible. Hay prisa. Y Alek aún tiene que explicarme muchas cosas. Y el tiempo probablemente se nos esté acabando muy pronto. Tenemos que ir rápidos si queremos al menos intentarlo.
-          Bien, antes de continuar,- Alek, a diferencia de mí, parece extremadamente relajada.-me gustaría aclarar algunas cosas totalmente esenciales para esta… “misión”, por llamarla de alguna forma. Tenemos 8 días. Horas reales, días reales. Hoy estamos a jueves, así que el próximo jueves como muy tarde regresaremos. Allí será difícil calcular el tiempo, pues en ocasiones será de día y en ocasiones de noche, sin seguir un orden. El cielo simplemente serán fragmentos de oscuridad y luz. Ya lo verás. Es… precioso. Son ocho los días porque la mente no puede estar más tiempo en ese estado, porque podría quedarse así para siempre. Y Althaea no es un lugar para estancias largas.
»Ahora la esencia. La esencia que tenemos que encontrar es la de la eternidad. Si te apoderas de esa esencia y te quedas para siempre en Althaea nunca morirás, serás inmortal, eterno. Pero si sales de ella, todas las esencias pierden poder, así que tan sólo se alargaran unos años de vida, pero seré inmune a la muerte hasta que llegue ese día. La esencia es simplemente una energía. Una energía que vive alrededor de un objeto, se alimenta de él y durante ese periodo de tiempo en el cual vive ahí, el objeto se apodera de esas habilidades. Existe la esencia de la tristeza, de la alegría, de la esperanza… De todos los sentimientos y emociones que puedas imaginar. Y existe una leyenda, una leyenda totalmente cierta que te explicaré cuando estemos allí “a salvo”, que explica donde se encuentran esas esencias y el porqué de ellas. Y de esa leyenda apareció “el cazador de esencias”. Ah, se me olvidaba lo más importante, nuestra esencia se encuentra en un vegetal, no sé si es flor, planta, árbol, arbusto… Es un vegetal, la única diferencia es que ese vegetal no es efímero, es perfecto, no está dañado por nada. Si algo se acerca a él, muere.
»Ahora te explicaré cuales son nuestros mayores enemigos. El cazador de esencias es uno de ellos. Es una persona, que cada uno la ve de una manera, sexo y edad distintos, que se encarga de buscarla las esencias y entregárselas a las autoridades. Nadie sabe de qué está hecha esa persona, cómo apareció, igual que las esencias, nadie sabe nada de ellas. Sólo que si las posees, tu vida se envuelve en ese sentimiento sin tener escapatoria. Y las esencias son esenciales, igual de esenciales que el cazador de esencias, que sin él los elementos de los sueños enloquecerían, ya que vivirían con el miedo de ser poseedor de una esencia no deseada. Pero las esencias son el soporte de Althaea, lo que le da esa magia que permite que exista, por eso no son destruidas. Te explico todo esto para que sepas que tenemos que tener cuidado, porque el cazador de esencias ahora es uno de nuestros mayores enemigos. Igual que el tribunal (que te explicaré después de esto), porque ellos no permiten que nadie sea poseedor de ninguna esencia, y nosotros queremos serlo de la más buscada, la más escondida, la más deseada, la de la eternidad. La verdad es que tenemos suerte, pues esa esencia aún no ha sido encontrada. Las únicas esencias perdidas que quedan son la de la esperanza, el miedo, la felicidad y la eternidad. Esto es lo que tienes que tener en cuenta: es peligroso, así que tienes que tener cuidado, muchísimo cuidado.
»El tribunal. Te explicaré qué es el tribunal, nuestro segundo mayor enemigo. El tribunal son, simplemente, las autoridades de Althaea. Los que mandan, lo controlan todo, los que no permiten que nadie se haga con una esencia y los que obligan a que el cazador de esencias mate a todo aquél que lo intente. El tribunal está constituido por una serie de personas que representan las diferentes etapas de la vida de un ser humano: La niñez (una princesa), la adolescencia (un chico rebelde), la adultez (un hombre amargado) y la vejez (la muerte). Ellos llevan una prueba llamada “la pureza”. Por eso tenemos que evitarlos desde un principio. Ellos nos harían pasar esa prueba y eso no sería bueno para nosotros, sería como nuestra propia destrucción. Ahora no puedo explicarte en qué consiste, pues nuestro tiempo se acaba. Pero tenemos que evitarlos. Ya lo sabes. Creo que ya sabes todo lo que necesitas saber por ahora.
No sé si asentir o no. La he estado escuchando hablar sin interrumpirla una sola vez. No tenemos tiempo. Así que asiento. Lo he entendido más o menos, aunque no me molestaría un rápido resumen... Una esencia. La inmortalidad. Las esencias son la base de Althaea. El cazador de esencias se encarga de hacerse con todas ellas. Dos enemigos. El cazador de esencias. El tribunal. Bien. Todo en orden.
-          Sí, todo más o menos claro- digo al final, con una seguridad que en realidad no siento.
Alek parece aliviada de que lo entienda todo, aunque sea más o menos.
-          De acuerdo. Ah, una cosa antes de ir al último paso: nunca te fíes de los libros sobre sueños, a veces mienten. Todas estas cosas sólo se pueden hacer con personas como tú, y son más fáciles y a la vez más difíciles de cómo te las describen. No sé si algún día te servirá esto pero ya lo sabes. Ahora sólo tenemos que seguir un paso más para poder tener un sueño compartido juntos, o un encuentro en sueños como dicen los libros: saber dónde nos encontraremos. Y ese lugar tiene que ser un lugar que se encuentre ya en Althaea. Así que tendremos que sumergirnos en un sueño tuyo, porque seguro que los recuerdas mejor que yo los míos. Tienes que describirme todo sobre ese lugar. Las sensaciones que te produce estar allí, absolutamente todo. Y tienes que estar tranquilo. No te preocupes, no va a pasar nada malo. Tienes que estar muy tranquilo.
Esto ya sí que no me gusta nada. ¿Tener que explicar un sueño mío? Nunca lo había hecho antes. Pero… ¿Qué sueño voy a explicar si todos son malos? Tiene que ser el del desierto, el último que he tenido antes de el de su muerte, que no era tan lúcido como yo pensaba. Tiene que ser ese, no podría ser otro, pues las sensaciones al recordarlo todavía siguen vivas con este y tal vez con otro no. Esto no me gusta nada, pero aun así sigo. Empezando por lo más sencillo. Me tumbo de lado, de cara a ella. Y ella hace lo mismo. Cerramos los ojos al mismo tiempo.
-          Allí hay…
-          No, habla como si ya estuviéramos allí, como si nos estuviera pasando ahora mismo. Eso nos ayudará a meternos de pleno en el escenario.
-          De acuerdo.  Estamos en un desierto. Un desierto cuyo sol abrasa las entrañas. Las dunas son altas, altísimas, de una altura sobrenatural para ser una duna. Y corremos hacia un infinito, huimos de alguien, aunque no sabemos quién es. Pero huimos. Hasta que él consigue alcanzarnos. Escuchamos un grito y él nos hiere la pierna para que no miremos de donde proviene. Cuando vemos su rostro nos damos cuenta de que somos nosotros. Bueno, nuestro cuerpo, porque nuestra alma no se encuentra ahí. Los ojos son diferentes, rojos… Y ese ser es malvado. Tenemos miedo.
-          Tenemos miedo…- susurra para ella misma. Supongo que así será más fácil para ella asimilarlo todo.
Prosigo mi explicación, con el temor de llegar a esa parte que no quiero que llegue nunca. Pero debo seguir. Ella pone una mano sobre mi cuerpo, que me da protección y confianza para seguir. Yo hago lo mismo.
-          Vuelve a gritar… La mujer vuelve a gritar justo cuando ese ser cambiaba de forma y planeaba destruirnos. Se va corriendo hacia ella, tan rápido que ni siquiera lo vemos. Tenemos sueño. Y nuestros ojos se van cerrando. Pero los abrimos y te vemos a ti.
-          Y nos vemos a mí…- lo dice con total tranquilidad, como si no le resultara raro que haya aparecido en un sueño antes de conocerla.
-          Tú miras a ese ser, que ya está junto a la mujer, en una de las dunas más altas. Pero no se da cuenta de que la miramos. Y ahí estamos. Tenemos sueño. Estamos heridos. Tenemos miedo. Y hace calor, mucha calor. Todas esas sensaciones juntas, produciendo un cansancio mayor…

Nuestras mentes se llenan de esas imágenes. Y ahora me tranquilizan. Saber que ahora ella también lo sabe me da paz. Compartirlo me alivia. Y el sueño va llegando a mí. Y por la tranquilidad de su respiración que noto gracias a mi mano, sé que el sueño también la alcanza a ella. Pero en nuestras mentes siguen esas imágenes, tan vivas, tan cercanas. Y ni siquiera cuando dormimos abandonamos ni olvidamos esas sensaciones que nos producen las imágenes, la lucidez con la que las sentimos.

2 comentaris:

  1. ¡Buenas!
    Te he concedido un premio en mi Blog.
    Espero que te pases a verlo. :)

    Saludos y despedidas. ~

    ResponElimina
    Respostes
    1. ö Muchisimas gracias!^^ Me ha hecho mucha ilusión:) Leer este comentario ha sido lo mejor del dia*-* jajajajajaja Muchas gracias otra vez^^ Ahora me paso por tu blog:3 Besos!

      Elimina